Sacrificio sí, pero un buen sacrificio

chiste grafico crisis economica

Un sacrificio para salir de la crisis
Siempre nos hablan de crisis económica y eso ya cansa. Desde que tengo uso de razón que nos hablan de hacer sacrificios para el bien de todos. Nos piden que nos ajustemos el cinturón, y la triste verdad es que muchos ya lo hervimos para hacernos un caldito.
Y es que ya no sabemos que hacer. Si hasta hay mujeres que se embarazan para tener la panza llena.
A nosotros nos piden sacrificios y más sacrificios, pero nunca nos toca una vaca gorda, al menos no hasta que pasan unos años de casados.
Dígame ¿Cuándo la vamos a pasar bien? No me responda. Se lo digo yo, así no gasta energía y se ahorra de robarle el maíz a las palomas: Nunca. ¿Y sabe por qué? Porque los genios de la economía siempre se equivocan.
Seguro que no se va a sorprender con lo que tengo para decirle, pero se dará cuenta que todo este tema de la crisis tiene una causa concreta. Perdimos la orientación, nos perdimos en el camino y ya no sabemos para donde agarrar.
¿Y sabe cuando perdimos la ruta? Cuando olvidamos a nuestros mayores. Ellos conocían recetas para hacer crecer a un país. Fíjese, por ejemplo, en los cartagineses. Ellos pudieron, durante siglos, ser un pueblo de comerciantes prósperos. Eran ricos, su gente no pasaba hambre y eran admirados en todo el Mediterráneo. Y si no se cruzaban con los romanos, seguro todavía teníamos cartagineses para rato.
Y los aztecas, ¿Qué me dice de los aztecas? Ellos si sabían como gobernar, querido. Eran dueños de América Central, Méjico y vaya a saber que cosa más. Tenían tanta guita que inclusive se daban el gustito de hacerse alguna pirámide. Y ese es el colmo del lujo ¿Dígame que millonario actual tiene una pirámide? Ninguno. Imagínese la de guita que tenían esos aztecas. Pero claro, les cayó Hernán Cortez y los aztecas se fueron por los caños.
Y eso es lo que pasa siempre. Cuando estamos sacando la cabeza del barro, cuando parece que nos vamos para arriba, te viene un ejército extranjero y te conquista y anda a llorarle a la virgen desatanudos. Y después vuelve todo a lo mismo. Otra vez crisis, otra vez hay que llenar la bañera de agua, salir a comprar fideos y mirar programas de cocina para acordarse como era comer.
Ahora la cuestión es que para salir de la crisis ya no basta con los economistas. Acá hay que tomar medidas más extremas. Fíjese que en la crisis del año 30 a nadie se le ocurría aumentar el precio de los cigarrillos para salir del pozo. No, mi amigo. Ahí se hicieron reformas con toda la polenta. Eso si, duró poco. No pasaron 80 años y ya estamos revolviendo los tachos de basura otra vez.
¿Usted sabe por qué eran prósperos los aztecas y los cartagineses? Por una simple razón: hacían sacrificios humanos. Ese el es el quid de la cuestión. Nada de pedir financiamiento externo o meterse en el Mercado Común Europeo o mandarle unas medias ensalivadas a los yanquis. Ellos sabían que había que estar bien con los dioses. Por eso, cada tanto, se mandaban una buena festichola, ataban a alguno y lo daban en sacrificio.
Claro que todavía hay países que hacen sacrificios humanos, pero los hacen mal. Quieren que la gente se muera de a poco, que se maten entre ellos o por la miseria. Y ese es un claro error. Lo que se necesita en un buen sacrificio humano es que sea espectacular, que haya gritos, fuego y gente desmayada.
Los aztecas te subían a la punta de la pirámide, te abrían al medio como a un pollo y después te tiraban rodando por las escaleras ¡Que show! Y nada de efectos especiales. Ahí era todo en serio.
Dígame, ¿Si usted fuera un Dios, qué prefiere? ¿Ver a un niño con moscas en los ojos, el vientre hinchado y que pesa 11 kilos? No, eso es una verdadera depresión. Ahí ningún Dios como la gente nos va a ayudar.
Para captar la atención de los dioses necesitamos verdaderas sangrías, estilo Tupac Amarú. Píenselo. Cuando usted hace zaping en la televisión, ¿se va a detener en un canal donde hay gente pobre haciendo nada? Por supuesto que no. Usted se detiene donde hay explosiones, violencia y todas esas cosas entretenidas. Bueno, con los dioses es lo mismo.
Pero claro. Los genios que nos gobiernan van a seguir intentando con Keynes, Marx o la economía de mercado.
Y, mientras tanto, que la gente se siga muriendo, pero eso si, haciendo poco ruido.

Claudio de la Gente para HumorComico.com

Noticias similares

5 comentarios para “Sacrificio sí, pero un buen sacrificio”

  • Información Bitacoras.com…

    Si lo deseas, puedes hacer click para valorar este post en Bitacoras.com. Gracias….

  • paseante:

    Me da que pensar.. ¿Y si rebanamos un par de cabezos políticos?Total, pa lo que sirven

  • Dave:

    “…pero nunca nos toca una VACA GORDA, al menos no hasta que pasan unos años de casados…” Jajaja, casi me meo con ese comentario, jajaja. En cuanto al articulo, tienes mucha razon, lastima que ya nos cargo la chingada con esta pinche crisis. Ni pedo, saludos desde MéXico

  • admin:

    Se agradece tu comentario y no fue mi intención provocarte incontinencia.

    Saludos y abrazos para Mexico

  • mirel:

    si eso es lo que digo yo!!! pero pues ya no se usa… parece que paso de moda o el metodo cambió. Desde mi rincon silencioso de tortura un abrazo

Deja un comentario