Menos palabras y más gestos

Presidente Ideal

Menos Palabras y Más Gestos. Humor politico

Para los asesores de Norberto Puestos sería difícil promover un vuelco en las encuestas. Norberto Puestos se había ganado con esfuerzo una mala imagen entre el electorado y resultaba evidente que la intención de voto le era adversa. Si la suerte los acompañaba, el candidato obtendría un triunfo moderado, es decir que saldría anteúltimo.

A los asesores todavía los rondaba una frase del candidato: “perder estas elecciones podría ser considerado un fracaso” y un asesor debía escaparle al fracaso como el cabezón escapa a la patineta.

La primera idea apoyada por el equipo fue delegar la labor en especialistas. La opinión profesional siempre fue buena para calmar ansiedades y, en caso de perder, habría a quien culpar.

Entonces convocaron a publicistas, sociólogos, psicólogos, licenciados en marketing y a un trío de dominicanas. Luego de numerosas reuniones hasta altas horas de la madrugada junto a las dominicanas, los asesores llegaron a una conclusión: tendrían que reunirse con los publicistas, sociólogos, psicólogos y licenciados en marketing y solicitarles un avance en las investigaciones que estaban realizando.

En dicho informe se revelaba un dato que cambiaría la orientación de la empresa: Norberto Puestos era sospechado de corrupción por gran parte del electorado; otra porción, sin embargo, no lo sospechaba; tenía pruebas ciertas de que era corrupto.

El dato inesperado llego desde una gran parte del electorado que no había sido tenido en cuenta: los sordomudos. Ellos nunca habían escuchado de Puestos y todavía no se habían formado una imagen negativa del líder político.

Los psicólogos pensaron que había una cierta identificación entre esos electores y el líder político. En cierto modo, Puestos también era un sordomudo más: sordo ante el reclamo, mudo ante la ley.

Los publicistas barajaron la posibilidad de un slogan (“Puestos, un sordomudo como vos”) que descartaron por discriminar a una amplia población. Menos creativos y más universalistas idearon otro: “Puestos para todos”. Este también fue descartado ya que hacía alusión a favores políticos. Finalmente optaron por un slogan que abarcara a todo el electorado y a los sordomudos en especial: “Puestos. Menos palabras y más gestos”.

La otra novedad sería la incorporación de un conocedor del lenguaje de señas, quien acompañaría a Puestos en sus presentaciones.

La otra novedad sería la incorporación de un conocedor del lenguaje de señas, quien acompañaría a Puestos en sus presentaciones.

Para la presentación oficial del nuevo perfil de campaña, se eligió el salón de convenciones de un reconocido hotel céntrico. Los publicistas y sociólogos se ocuparían de encuestar a los presentes, los psicólogos a estudiar sus reacciones y los licenciados en marketing en pensar nuevas estrategias. Mientras tanto los asesores eran acompañados, en una suite privada, por las dominicanas.

Terminado el encuentro, el equipo multidisciplinario ya tenía nuevos resultados. La población de sordomudos asistentes, gracias a la incorporación del intérprete, veían en Puestos a alguien que no discriminaba, a alguien que apostaba por la igual distribución de la información y a alguien corrupto.

El resto de los asistentes no había variado demasiado su opinión del político, aunque comparándolo con el interprete era descrito como “falto de vehemencia” y “de presencia endeble”. También se perfilaba una esperanza: muchos afirmaron que votarían por el intérprete si fuera candidato.

Los asesores no lo dudaron. Le pidieron a Puestos que diera un paso al costado en su candidatura, invocando que “el partido está antes que los hombres” y ofreciéndole un ministerio. Luego de una serie de reuniones con los asesores y con las dominicanas, Puestos aceptó la propuesta.

Durante una conferencia de prensa, un demacrado Puestos anunció su inquebrantable renuncia. “Es tiempo de dar un paso al costado”, había afirmado. Apenas podía mantenerse en pie y era asistido por las dominicanas. El intérprete aprovechó la oportunidad para anunciar su candidatura, con extremas gesticulaciones que fueron coronadas con el aplauso y la ovación.

Si bien las elecciones fueron igualmente adversas para el nuevo candidato, logró cierta fama con la fundación del grupo “El interprete y sus dominicanas”, alcanzando los primeros puestos de ventas discográficas con el tema instrumental “Un pasito al costado”.

Claudio de la Gente para http://www.humorcomico.com

Noticias similares

2 comentarios para “Menos palabras y más gestos”

Deja un comentario