La obesidad en China

Chinos Obesos 

La obesidad es un flagelo mundial, que ha estado incrementándose en la última década. Los Centros de Control de Peso calculan que entre 1991 y 2001, el porcentaje de adultos obesos a nivel planetario pasó de un 6% a un 21%. Quizá la nación más preocupada por esta nueva tendencia sea China.
“El enorme crecimiento de la población sigue siendo uno de los problemas de China en la actualidad y un factor crucial que obstruye la economía y el crecimiento social del país. El hecho se produce en medio de las dudas sobre si es conveniente proseguir con la llamada “Política del Hijo Único” puesta en marcha hace 30 años para frenar el dramático crecimiento demográfico”.

El proyecto “Política del Hijo Único” buscaba disminuir la tasa poblacional premiando a los matrimonios que tuviera un solo hijo. Sin embargo, el espiritu oriental no se ha dejado doblegar por sus gobernantes y se halló un modo de rebeldia contra el poder central.Hasta hace 20 años, la densidad de población china era de 132 habitantes por kilómetro cuadrado. Claro que aquellos habitantes eran de baja estatura y de un peso promedio de 48 kilos. En la actualidad si bien la población no creció demasiado, si lo hizo el peso de cada oriental y, por lo tanto, el espacio que ocupa. Pareciera que esta tendencia revolucionaria intentaría mostrar la falencia del proyecto.

En la actualidad se dan casos en que un solo chino ocupa 1,30 metros cuadrados, mientras que la estatura promedio no ha aumentado. La llamada “moda sumo”, que hace alusión a los obesos luchadores japoneses, está haciendo estragos en China y ha puesto en estado de alerta al gobierno. “Si toda la población del país sigue incrementando su peso, la tierra podría salir de órbita”, han alertado los funcionarios.

A pesar de las consecuencias de esta nueva modalidad, en el gran país oriental se ven con buenos ojos las redondeces, siendo la obesidad el nuevo patrón erótico. Por ejemplo, el filme más visto de los últimos años ha sido “Babe, el chanchito valiente”.

Recientes estudios delatan que hasta hace pocos años los chinos se sentían atraídos por mujeres de formas espigadas y curvilíneas. En la actualidad el valor erótico de una mujer se mide por su peso en kilo vivo. La opulencia capitalista se muestra en cuerpos obesos y en ellos se encuentra un símbolo de bienestar económico y un signo de éxito.

Ante este panorama, no es de extrañar que la nueva estrella de los chinos sea Weng Huing, una jovencita que pesa 328 kilos, quien protagonizaría la versión oriental de “Liberen a Willy” (Free Willy).

www.humorcomico.com

Noticias similares

Deja un comentario