Federico Manuel Peralta Ramos una obra de arte viviente

Federico Manuel Peralta Ramos, video con Tato Bores, Video sobre su vida, frases, poesías y comentario

Federico Manuel Peralta Ramos una obra de arte viviente

Al igual que los maestros orales, la gran obra de Federico Manuel Peralta Ramos no se encuentra en el papel, ni en los libros, ni en los cuadros ni en las esculturas. Su arte fue el de la ocurrencia, fugaz y poco adepto a la inmortalidad.

Quien se disponga a buscar, encontrará algunos sueltos, algunas poesías y otras frases que se le adjudican. Se sabe que solo vendió una obra de arte: un buzón. Era uno hecho por él, lo compró una actriz y nunca se lo pagó. No deja de ser una ironía, dado que en Argentina, su país, es sabido que un modo histórico de estafa y un lugar común para el estafador es el de “vender un buzón”.

No recuerdo de dónde obtuve una breve reflexión poética suya acerca del arte:

“Arte que me hiciste mal
y sin embargo te quiero
Arte que te llevaste
amigos
Arte que hacés sufrir
Arte que maltratás a la gente
¿Por qué no te dejás de joder?”.

Tampoco recuerdo quien me transmitió una de sus frases más recordadas:
“Al final, Dios no es ningún pelotudo”.
Definirlo es bien difícil. Su humor, si es que lo tenía, era más bien el uso de la ironía. Antes citábamos la venta del buzón. Se cuenta que cierta oportunidad tuvo un altercado con un taxista. Peralta Ramos era un señor alto, muy alto, y su peso en general era superior a 100 kilos, generalmente de 130. A pesar de esto, enfrentado al chofer y habiéndose hecho evidente que la contienda iba a ser despareja, al menos en lo físico, Federico le espetó al taxista: “Señor, desde ya le anticipo que soy inmensamente cagón”.

Por los años 70s, en el Centro de Artes y Comunicación, Federico Manuel Peralta Ramos montó una exposición titulada “El gordo”. Quien ingresaba al salón de la muestra se encontraba con un ambiente de paredes blancas en el centro al mismo Federico Peralta Ramos sentado. Se dice que a veces tomaba unos mates pero no hacía nada más.

Tuvo una breve labor que podría llamarse cómica en la televisión. Tato Bores lo convocó a dos de sus ciclos, a “Tato siempre en domingo” y luego a “Tato de América” en el 1992.  Se dice que no trabajaba con guiones y que improvisaba en el momento. Poco se guarda de aquel material. Junto a estas líneas agregamos un video de sus participaciones en el programa de Tato. También participó en cine, austeramente. Se lo ha visto en dos peliculas, en la inhallable “Tiro de Gracia” y en “El hombre que ganó la razón”, de Alejandro Agresti.

Se lo recuerda por algunas excentricidades, como haber fundado una religión, la gánica, que consistía en que cada uno hiciera lo que tiene ganas. También es conocida la referencia de cuando ganó la beca Guggenheim, una especie de subsidio para artistas. Federico Peralta Ramos gastó el premio en un gran banquete para sus amigos. Cuando la gente del premio Guggenheim le reclamó por el uso del dinero, él afirmó que su obra de arte era ese banquete. “Leonardo pintó La última cena, yo la dí”, anunció.

Hoy día lo mejor que podemos conocer de él son las anécdotas que lo tienen por protagonista y donde sus amigos, al igual que los apóstoles, dan testimonio del paso de Federico Manuel Peralta Ramos por este mundo.

Se cuenta que cierta vez, luego de haber contratado un taxi y llegado a destino, el chofer le dijo que el viaje había sido de 10 pesos. Ante esto, Peralta Ramos tendió un billete de 5 y agregó: “No me vas a decir que vos no viajaste también”.

Es recordada la compra que hiciera de un toro de abolengo, en la exposición Rural Argentina. Su idea era hacer una muestra con el animal. Costaba una fortuna que él no tenía. Careciendo del dinero, pidió una beca artística primero y luego la ayuda de su padre. Hay que recordar que provenía de una familia aristocrática, fundadora de balneario Mar del Plata.  El resultado fue que, para evitarle un juicio, se lo hizo pasar por demente y lo internaron algunos meses en un psiquiátrico.

Tenía un gusto por la provocación. Una anécdota, que refiere uno de sus amigos, el artista Pier Cantemessa, ilustra esto. Quizá por medio de la provocación se encontró con la sorpresa y la risa; quizá se encontró con lo que no buscaba. Relata Cantemessa que alguna vez Federico Peralta Ramos le increpó:
“- Decime una cosa, yo creo que a vos nunca te pude sorprender, nunca hice algo que te asombrara. Ya hice muchas cosas, como estar vestido con el traje y los zapatos adentro de la cama, y todo eso, y vos nada. ¿Alguna vez te sorprendí?”.
Agregamos al final del texto un video con algunas referencias de su vida. El responsable del mismo es Lalo Mir y el video de Federico Manuel Peralta Ramos es una de las pocas referencias que tenemos sobre su vida. Luego de los videos hay una selección de sus frases.

Claudio de la Gente para http://www.humorcomico.com

Frases de Federico Manuel Peralta Ramos

Recolectadas por ahí

“Serás lo que te tocó ser y dejate de joder”.

“¿Loco yo? Eso dicen los burgueses que tienen un plafond bajo. Según mi psicólogo, yo soy un tipo psicodiferente”.

“El país, a medida que fue perdiendo tela, fue de Guido Di Tella a Minguito Tinguitella…
(El Di Tella era un centro artístico de Buenos Aires, cuna de grandes artistas pop y sitio de vanguardias y experimentación. Sus artistas fueron perseguidos y el lugar clausurado. Minguito Tinguitella era un personaje popular, de humor simple y muy popular)

“Nada más bello que el gris que se vuelve oro. Nada más bello que el oro, pienso ahora”.

“Es que la noche es un continuo sacadero de conclusiones”.

“La gente que tiene el coso adentro es mutante y las conversaciones no se hacen de cuerpo a cuerpo sino de coso a coso. El coso es la esencia”.

“Lo que no está adentro tuyo, no es tuyo”.

“Comiendo comida diet cuanto más se come más se adelgaza”.

“Pinté sin saber pintar, escribí sin saber escribir, canté sin saber cantar. La torpeza repetida se transforma en mi estilo”.

“Para no ser un recuerdo hay que ser un re-loco”.

“Soy como el boomerang que no quiso volver porque se encontró con Dios”.

“Yo abrí una ventana para que saliera el mal olor y ellos nunca me lo perdonaron”.

“Toda mi vida me la pasé bajando del palco mientras todo el mundo quiere subir. La verdad es que en el palco no hay nada, pero no hay que decirlo porque, si no, se termina el movimiento”.

Noticias interesantes

3 comentarios para “Federico Manuel Peralta Ramos una obra de arte viviente”

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Federico Manuel Peralta Ramos, video con Tato Bores, Video sobre su vida, frases, poesías y comentario Federico Manuel Peralta Ramos una obra de arte viviente Al igual que los maestros orales, la gran obra de Federico Manuel……

  • Una frases para pensar y con mucho sentido del humor.

  • sergio kotler:

    yo fui amigo de federico y un dia me dijo :los argentinos vamos del cabaret al convento y del convento al cabaret,la solucion es ir con vento al cabaret.tambien me dijo :yo soy el balero que no quiso ser yoyo.

Deja un comentario