Diez Beneficios de una Guerra Civil IV

Chiste de verdugo

La Guerra Civil y Los Derechos Humanos

8. Algo poco estudiado y que merecería una vuelta de tuerca es la relación entre la Guerra Civil y los Derechos Humanos. Cuando se habla de Derechos Humanos se piensa que los Derechos son Humanos y de ahí se piensa en humanidad y entonces nos perdemos más que en la combinación de subtes. Sin embargo, hay un derecho fundamental que no se tiene en cuenta y que es el más humano de todos: el derecho a matar.

Apuesto a que usted me va a decir que el derecho a matar va a tener poca aceptación, en especial por los posibles asesinados. Es un argumento válido. Se lo acepto pero no estoy para nada de acuerdo.

Yo le digo otro, gratis y sin posible devolución: en el derecho siempre se busca beneficiar a la mayoría ¡Qué error tan grande! ¡Cómo perdimos la brújula!  Hay pensar en ese refrán que no existe y me acabo de inventar: “conveniencia de muchos, consuelo de tontos”.

Necesitamos leyes que nos convenga a nosotros. Los únicos beneficiados tenemos que ser nosotros y luego hacer creer que les conviene a ellos también. Usted, ahora, se preguntará, ¿quiénes son ellos? Se lo digo en seguida: los que no están de acuerdo con nosotros. Y nosotros, ¿quiénes somos nosotros? Esto tiene una respuesta: usted pregunta mucho… seguro que es de ellos.

Pero no nos desviemos del tema y pensemos juntos. Es decir, escuche y no interrumpa ¿No me va a decir que usted no quiere sangre? Cuando ve una morcilla colgada ¿No se le asoma el colmillo? Si me lo niega usted es más falso que un billete de tres pesos y si me lo acepta ya es mi cómplice.

Vivimos en un mundo injusto, donde no podemos hacer lo que queremos. Esto es así porque hay gente que no nos deja o porque hay gente que nos hace obstáculo o porque hay gente que nos tapa el sol ¿Usted quiere saber a quienes hay que matar? A todos esos son a los que hay que matar. Es la única forma de tener un mundo más justo.

Claro que a nadie le gusta mancharse las manos. Digo, uno comete alguna masacre y después eso le afecta la siesta o le viene la culpa y hay que volverse religioso. Aquí tenemos un problema. También una solución: le pagamos a alguien y listo. Hay gente que no tiene problemas en quedar salpicada de sangre ¿Sabe la cantidad de verdugos que andan mendigando por ahí y que se la rebuscan como dentistas o podólogos? ¡Es gente que tiene una vocación! Eso si, no tenemos que dejarlos sueltos, sino se les puede ocurrir modernos la mano; una cosa es libertad y otra libertinaje ¿Me entiende?

Tenemos que volver a las tradiciones, reabrir las escuelas de verdugos y empezar a matar, pero de manera ordenada. Es así, mi amigo, acá hay que matar sin emoción y mantener cortita la soga del verdugo.

Cuando digo que hay que matar sin emoción, no hablo porque me sobra el tiempo. Le explico ¿qué nos diferenciamos de los criminales? Ellos matan por placer, por droga o por lo mismo que nosotros, pero siempre de manera festiva. Mientras que un ciudadano honesto y trabajador mata para mantener el orden.

Y acá viene el un punto más inteligente del asunto. Usted me retrucará, si convocamos a la ley ¿para qué necesitamos una Guerra Civil? Y le doy una respuesta con la se cae del asiento: para escribir leyes que nos convengan.

Una vez que tengamos la manija escribimos un nuevo código y a cualquiera que se haga el loco, lo pasamos por la maquina de hacer churros y listo el pollo.

Claudio de la Gente para http://www.humorcomico.com

Noticias similares

Un comentario para “Diez Beneficios de una Guerra Civil IV”

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La Guerra Civil y Los Derechos Humanos 8. Algo poco estudiado y que merecería una vuelta de tuerca es la relación entre la Guerra Civil y los Derechos Humanos. Cuando se habla de Derechos Humanos se piensa que los Derechos so…..

Deja un comentario